La ballena es considerada uno de los mamíferos más grandes del mundo.

Su exuberante tamaño ha despertado gran fascinación y en muchas ocasiones temor, revelando variadas historias relacionadas con fantasías de ser devorados o transportados por estos enigmáticos seres acuáticos.

Recientemente con «El reto de la ballena azul» este mamífero ha cobrado un significado  nuevo en el imaginario social.

Al tratarse de un «Juego mortal»  ha generado en los #Adultos conmoción, preocupación y ansiedad, pues al ser una estrategia muy atractiva para adolescentes, enciende las alarmas sobre el uso de las redes sociales y genera muchos cuestionamientos sobre cómo están los #vínculos al interior del hogar y en las escuelas.

En los #adolescentes ha movido su curiosidad, ya que el darse cuenta que muchos jóvenes se han unido a este «reto» les suscita sentimientos ambivalentes y entran en pugna el rechazo y la aprobación.

Lo que bien es sabido por todos, es que este reto ha creado un movimiento grupal de adolescentes donde los jóvenes se  identifican con sentimientos de vacío, soledad, tristeza o enojo, que en muchos de los casos los ha llevado a envolverse en este juego macabro hasta llevarlos al suicidio.

Por lo pronto esta problemática nos está dejando un mensaje e imponiendo un nuevo reto. Cuál es?

Desde nuestro lugar de adultos estamos siendo convocados a desafiar las tecnologías, tenemos mucho por aprender  y es nuestra responsabilidad generar espacios de contención para los #adolescentes, tal vez una escucha más amorosa y menos prejuiciosa, nos ayudará a captar esos mensajes encubiertos que a gritos silenciosos los adolescentes claman.

Déjanos un comentario en Facebook