Tener pareja en nuestra cultura se ha vuelto un elemento sobrevalorado en la vida de la mayoría, si bien, cuando se pensaba en pareja o se piensa desde el amor romántico (un concepto desarrollado y materializado de una ideología liberal burguesa) que se entiende como un vínculo entre dos personas (heterosexuales), que responden a un esquema de géneros, con normas morales, sociales y culturales diferentes para mujeres y para hombres, en donde hay deseo erótico, mutuo y exclusivo de cada una de los miembros de la pareja (monogámico), considerando además que se aman y por tanto, deben de comprenderse, aguantar todo, y estar juntos hasta que la muerte de alguno los separe. Así como crear una familia.

La actualidad nos nuestra que si bien para algunas y algunos, el estar en pareja ya no responde a todas estas premisas, si tener pareja, es un elemento importante en sus vidas y ante ésta situación se dan un sinfín de tipos de relación entre ellas las relaciones express.

Consideradas como aquellas que se viven por un periodo corto de tiempo, que son mientras consideran encontrar algo “mejor”, “diferente”, en donde las circunstancias como la distancia, el tiempo para construir una relación más “larga y estable” es complicado. Así como, probar si esa relación otorgará lo que esperan de una pareja, es decir, si cumple con las expectativas e idealizaciones que cada miembro de la pareja trae a ésta.

Las relaciones de pareja express también responden a obtener placer inmediato, que va desde el físico, sexual, social hasta el emocional, entre otros, en donde se proporciona esa descarga de oxitocina y dopamina que genera el enamoramiento, pasado ese efecto la relación concluye. O puede concluirse antes.

Las parejas express revelan la necesidad de cubrir a la brevedad nuestras expectativas de estar en pareja y bien correr de la desolación (entiéndase como “el resultado de sentir una pérdida irreparable”, M. Lagarde, 2012)i.

Otro de los elementos que se muestran en estas relaciones es no asumir un compromiso de mayor intimidad en una relación, entendamos que por intimidad, es compenetrarme con el otro miembro de la pareja en sus emociones, sentimientos, preocupaciones, alegrías, preocupaciones, fantasmas, luchas internas etc., así como mostrar las mías.

En las parejas express asimismo indican la búsqueda imperiosa e incansable de encontrar a esa otra u otro que queremos en nuestras vidas que creemos que le da o dará sentido a nuestras acciones, pensamientos, deseos, fantasías, respuestas a ser amadas y amados, a pertenecer, a ser recordados, considerados, etc., en otras palabras, a acceder a los elementos que otorga estar en pareja, aunque recordemos, que esa búsqueda, en muchas y muchos es más de nosotra/os misma/os que de esa otra u otro.

La relación de pareja express nos muestra uno de los tantos tipos de parejas que en la actualidad existen y que si bien, como cualquiera de las relaciones de pareja posibles tiene sus beneficios y costos.

Algunos de sus beneficios son:

  • Obtener la inmediatez del placer
  • Estar acompañada/o, no quiere decir, necesariamente en compañía.
  • Responder afirmativamente a una petición social
  • Cubrir de forma momentánea mis expectativas de pareja
  • Discernimiento más claro de lo que quiero y no en una relación

Algunos de sus costos:

  • No intimidad
  • Constante vaivén de emociones, sino tengo claro que se acabará pronto
  • Desilusión frecuente
  • Inexistencia de proyectos a mediano y largo plazo
  • Posible infidelidad
  • Desesperanza en establecer, estar y pertenecer a una relación de pareja “estable”¿Qué hacer entonces si estás en una relación de pareja express? Decidir, si lo que en tú aquí y ahora quieres para tu vida.

 

Marisela Tinajero

Marisela Tinajero

Psicóloga y Sexóloga Clínica

Déjanos un comentario en Facebook