Permítanme presentarme mi nombre es Clara Elena soy directora de Yupi Recreación en donde tengo la oportunidad de atender eventos infantiles, masivos, ser Youtuber y consultora en tiempo libre, ocio y recreación. Egresada de la licenciatura en psicología clínica por la Universidad Anáhuac y Maestra de Recreación y administración del tiempo libre por la YMCA.

El día de hoy les voy a hablar de un tema que para todos es muy valioso:

“El tiempo libre”… todos hablamos de él, lo añoramos, los esperamos con ansia (“Gracias a Dios es viernes”, “Por fin de vacaciones”, etc.)

Les pido que piensen en una semana tradicional en su familia, a estas 168 horas que tenemos a la semana le vamos a restar las horas de sueño, de comida, de higiene, de trabajo y de estudio, así como los deberes sociales y ciudadanos. Bueno pues a ese tiempo que nos sobra se le llama Tiempo Libre.

Pero a quien no le ha dado la sensación de que no lo aprovechamos bien, quien no ha quedado insatisfecho con su utilización (me hubiera gustado, pude haber hecho…). Nos queda la idea de que inclusive en el tiempo libre no tengo tiempo para nada… no?

Esto se vuelve más retador e interesante cuando tenemos hijos ya que aparte de la dificultad en el manejo del tiempo, aquí también queremos que sea un “tiempo de calidad”, en el cual existan experiencias “enriquecedoras” y que contribuyan a su desarrollo… cierto?

Para esto es importante conocer el significado de “ocio” y aunque popularmente se diga que el ocio es la madre de todos los vicios, el ocio es en realidad el conjunto de ocupaciones a las que el individuo puede dedicarse voluntariamente sea para descansar, divertirse o para desarrollarse cuando se ha librado de sus ocupaciones profesionales, familiares o sociales.

El primer objetivo es descansar (reposo, relajación, acopio de fuerzas…), el segundo es divertirse, disfrutar de actividades satisfactorias (romper con la rutina, pasarlo bien, reírse, jugar, tomar iniciativas…), el tercero es desarrollarse en la vida personal y social de la propia familia (a través de cada uno de sus miembros) en actividades cooperativas, formativas y sociales.

Ahora bien, el ocio familiar significativo aspira a que cada uno de los miembros de la familia, en común o en particular, descubran sus propios talentos, sus capacidades, sus potencialidades, la definición de su propia identidad en una vida recreativa que es capaz de hacer presente la realidad personal, cultural, natural y social.

Las características del Ocio Familiar Significativo son:

  • Ocio de autonomía: lograr que los hijos se hagan autónomos en el momento de jugar.
  • Ocio de amistad: la amistad actúa como un termómetro de la positividad o negatividad del ocio.
  • Ocio austero: austero en los medios y rico en los fines, aumenta de esta manera la creatividad.
  • Ocio, información y conocimiento: supone conocerse, conocer las alternativas, manejar información.
  • Ocio de satisfacción: o mejor llamado ocio de voluntad, pasarla bien dejándose llevar

Educar para el ocio en la familia es una forma de educar desde la alegría, el optimismo, el buen humor con vistas a alcanzar una vida familiar plena de sentido.

Al crear como familia un programa diseñado para lograr el ocio familiar significativo es importante considerar las habilidades y el desafío de las actividades, una de las principales barreras es encontrarnos con personas que están excesivamente preocupadas o aburridas,  M. Csikszentmihalyi, establece, entre otras cosas, una relación entre las propias habilidades y el desafío de la tarea, que puede conducir a un estado que su autor llama flujo.

Las personas que fluyen se encuentran en un estado de euforia placentera producto de un alto rendimiento, con el cual:

  • Hay un equilibrio entre el desafío y nuestras habilidades.
  • No hay miedo al fracaso.
  • La autoconciencia disminuye. (estamos tan envueltos en lo que hacemos que nos olvidamos de nosotros mismos).
  • Acción y pensamiento están unidos. (la mente sigue al unísono el desarrollo de la tarea).
  • La actividad nos sorprende continuamente. (se tiene la sensación de estar descubriendo algo nuevo, aunque lo hayamos hecho muchas veces).
  • La tarea es un fin en sí misma. (no se piensa en el objetivo; nos gusta porque disfrutamos)
  • No esperamos otra cosa. (se hace lo que se quiere hacer, sin pensar en que otra acción pueda llenamos más).
  • Estamos seguros de lo que hay que hacer.
  • Se distorsiona el sentido del tiempo. (aunque transcurran horas sumergidos en la tarea, nosotros las sentimos como si fueran minutos).
  • Las distracciones son eliminadas de la conciencia.

Ahora bien, en teoría suena bonito, pero ¿cómo pongo esto en práctica?, ¿a quién no le gustaría tener una guía para hacer este trabajo más fácil, en donde se haga un traje a la medida,  se les den opciones acordes a sus interesas particulares y que tome en cuenta los factores de tiempo y recursos cercanos?

La administración del ocio familiar consiste en generar una cultura del ocio en donde el eje central sea la familia y las bases sean sus propios objetivos y valores, logrando crear de manera independiente programas recreativos y agendas a la medida.

El valor agregado:

  • Mejor calidad de vida familiar
  • Mayor relación entre los miembros
  • Fomento de valores
  • Eficiencia en tiempos familiares
  • Disminución de consumismo recreativo

En esta dirección el ocio familiar funcional debe insertarse en las funciones de la familia y convertirse en ocasión de encuentro, de reconocimiento, de diversión, en oportunidad educativa y también en descanso y autorrealización. (El ocio será funcional si cumple estos requisitos).

La familia funcional debe saber combinar sabiamente el ocio de diversión – abundante en estos compases del nuevo milenio – y el ocio de satisfacción, no tan presente pero muy necesarios para encarar los retos que hoy la familia tiene planteados.

A menudo se improvisa por falta de tiempo, inseguridad o incertidumbre sobre cuáles han de ser los planteamientos de futuro de la familia. Un ocio bien organizado da grandes resultados: felicidad, autoestima, unidad familiar…  el ocio familiar funcional es un factor de protección para hacer frente a los peligros y reveses que plantea este incierto siglo XXI.

Existen un sinfín de herramientas que podemos utilizar para administrarnos mejor, desde revistas, artículos, páginas de internet, blogs y grupos de maternidad en redes sociales.

Por lo pronto los invito a que me sigan en mi canal de You Tube me encuentran como Clara Elena y en todas las redes sociales como Clara Elena Yupi.

 

 

Clara Elena Gorordo Delsol

Clara Elena Gorordo Delsol

Psicóloga y Maestra de Recreación y Administración del Tiempo Libre

Déjanos un comentario en Facebook