El amor despierta los más nobles sentimientos

Cuando éste aparece, se visualiza todo un universo lleno de magia y color, donde pareciera que la felicidad con el otro es eterna y que el amor vibra desde el corazón.

El corazón es el símbolo y la metáfora más utilizada para describir ese estado agitado y palpitante del amor, por el contrario, a la razón, no se le ha dado mucho lugar.

Mi interrogante es: ¿por qué hemos desestimado al cerebro en los asuntos del amor?

Podemos hacer un recorrido por nuestro entorno cultural y nos encontraremos con diferentes historias donde el amor es todo Lo-cura, son casos donde el idilio, el éxtasis y la emoción pura, son el modelo representativo del amor.

¿Pero qué ocurre? Que cada vez hay más corazones rotos, personas con miedo de volverse a enamorar, personas solas y decepcionadas porque ese Otrx no corresponde con el ideal de amor romántico.

Mi invitación es “Elige vivir el amor de una manera más consciente”, no de modo escindido como lo transmiten las novelas.

En ese sentido sería necesario hacer uso de nuestras facultades mentales para «aprender a Amar con el corazón desde la razón» y esto sólo se logra haciendo una integración del pensamiento y las emociones. Hacer uso de ambos, implica pensar nuestras emociones, para entender nuestra forma de ser y relacionarnos en pareja.

Y aunque suena fácil, llevarlo a la práctica sugiere un mayor esfuerzo. A continuación, te comparto algunas ideas que podrían ser útiles:

-Saber elegir un «par» que esté dispuesto a recorrer contigo los aprendizajes inciertos pero necesarios de la vida. ¡Un par que sume!
-Atravesar las experiencias dolorosas como pruebas de ensayo-error-aprendizaje, para desarrollar la capacidad constante de construir el amor en sus diferentes estados.
-La habilidad de comprensión de tus estados emocionales y los de tu pareja
-Desarrollar la capacidad de resolver conflictos y no de crearlos.

A la final solo tú eliges cómo vivir y qué aprendes de tu capacidad de amar.

Fuente: infidelidad.com.mx

Sofía Villar

Sofía Villar

Psicoterapeuta

Déjanos un comentario en Facebook